sábado, 17 de febrero de 2018

3ª Ruta: Ribera del Guadaíra-Pinares de Oromana.


Si no te gusta la música pincha en la imagen


CARACTERÍSTICAS DEL PATEO
Fecha de la ruta Diciembre-2017.
Distancia 7,6 kms.
Tiempo empleado 2,40 h. (con paradas y fotos).
Trazado Circular.
Comienzo Aparcamiento junto al puente romano de Alcalá de Guadaíra.
Final Lugar de origen.
Dificultad Muy fácil.
Recomendación Hacerla con niños.
Ruta en wikiloc Descargar

Pincha en las imágenes para verlas más grandes

Esta ruta va por la Ribera del Guadaíra atravesando un poco de un parque periurbano que hay en la localidad de Alcalá de Guadaíra. Iremos viendo varios molinos apostados en ambas orillas del río. Tiene poco que explicar esta ruta y es recomendable hacerla pensando que es un paseo más que un pateo. Es recomendable hasta para ir con la suegra y niños pequeños. Se puede acortar tanto como se quiera, fácil de hacer y muy difícil perderse ya que casi toda va por la orilla del río. Hay un gran aparcamiento a la entrada de la misma, junto a un puente romano.



Puente romano a pocos metros de la entrada. El puente da entrada a la localidad de Alcalá de Guadaíra.



Nada más empezar nos encontramos con el primer molino. Están todos restaurados pero no se pueden visitar por dentro, al menos que sepamos.






Se pueden tomar diferentes variantes. Nosotros la que va para arriba. Como la cabra tira al monte...




Ya estamos en los Pinares de Oromana.





Este lugar se encuentra a cierta altura con respecto al nivel del agua.



Un pequeño mirador en el camino.



La primera presa y el segundo molino que vemos en esta ruta. Dentro de muy poco estaremos a la altura de ese molino.






Éste está más a gusto que un gato al sol...



La ruta nos desciende al río y a ese molino.




Vamos regresando al principio de la ruta y éste sería el primer molino en el camino de vuelta.



Hay patos en la ribera del Guadaíra.



Y el agua transparente, ja, ja, ja.





Por la sequía tenemos esta fuente sin agua.



Segundo molino.




Desde el segunto tenemos vista al tercero.







El tercero.







Aquí tenemos el cuarto.






El quinto.








¡Uuuuuh!





El sexto, que es el mismo que vimos al principio de la ruta, desde otro ángulo. Aquí damos por concluida la ruta después de disfrutar una buena mañana de invierno, si a lo de este año se le puede llamar invierno...