domingo, 25 de noviembre de 2018

5ª Ruta: Venta Mauro (Frontera Hinojos y Villamanrique de la Condesa)-Aldea del Rocío.


AGRADECIMIENTO
Que bueno estuvo el café calentito del desayuno.


CARACTERÍSTICAS DEL PATEO
Fecha de la ruta Noviembre-2018.
Distancia 17,8 kms.
Tiempo empleado 5,10 h. (con paradas y fotos).
Trazado Lineal.
Comienzo Venta Mauro (frontera Hinojos y Villamanrique de la Condesa)
Final Aldea del Rocío.
Dificultad Fácil.
Recomendación Si se hace en verano empezar muy temprano (por el calor).
Ruta en wikiloc No es necesario gps.




Pincha en las imágenes para verlas más grandes

Lo primero, agradecer a la Imperial, Antigua, Ilustre y Fervorosa Hermandad del Santísimo Sacramento, Inmaculada Concepción de Nuestra Señora, Santa Espina de la corona de Nuestro Señor Jesucristo, Ánimas Benditas del Purgatorio, San Martín de Tours Obispo, Nuestra Señora de la Esperanza Divina Enfermera y Real Archicofradía de Nazarenos de la Sagrada Lanzada de Nuestro Señor Jesucristo, Nuestra Señora de Guía, San Juan Evangelista y María Santísima del Buen Fin (nunca mejor dicho), es decir, la Hermandad de la Lanzada de Sevilla (más información), de toda la vida, que me hayan invitado a pasar con ellos este día tan estupendo. Ellos describen el día en su web.

Salimos temprano de Sevilla en dos autobuses. A la llegada al punto de partida nos espera un buen desayuno. El día se ha levantado un poco frío y gris.





Estos vienen bastante despiertos y con ganas de pasarlo bien.





En un principio no permitían un vehículo a motor, de apoyo, por este camino, así que tuvieron que contratar este otro coche para que recogiera a las personas que el cansancio impidiera alcanzar el objetivo.





Parece ser que hay cambio de planes, y han readaptado el uso del vehículo de apoyo.



Aquí tenemos a la "peque" del grupo.




Arrancamos camino del...



... Rocío.



Nos vamos encontrando enormes charcos por el camino.





El tío de los permisos también tiene problemas. Al final se ha permitido el paso con vehículo a motor.



Uno de los organizadores ayudando a sortear los obstáculos del camino.






Paradita para la foto.




El camino es andar por arena de playa, para que la gente se haga una idea. En algunos sitios la arena está más suelta y en otros, más dura.



Esta es nuestra foto-protesta. Seguimos intentando encontrar rutas sin basura pero cada vez es más difícil.



Aquí podemos comprobar como el "tiri" realiza un esfuerzo sobrehumano  cruzando estas traicioneras aguas.



Vamos viendo estas espectaculares setas acompañadas, a veces...



... de estos despreciables restos rocieros.



El camino, en esta época y tras lluvias de la pasada semana, está plagado de enormes lagunas que también dan un bonito espectáculo.



Como era de esperar, no todo el mundo hizo el camino completo andando.



La Raya Real, también llamada Camino de Sevilla y Rocío, es lo que vamos pateando.



El terreno en este lugar es más tedioso por lo suelto de la arena.




Vista a nuestra izquierda.



Otra más.



El que organiza ¿no patea? Ja, ja, ja.



A mi pobre compi le dijeron que metiera ritmo en el pateo y ahí viene, solo y sin amigos.



Haciendo amigos otra vez.



Momento parada para un tentenpié y reagrupamiento.



Degustando los "montaitos" aportados por la organización. 



Otro de los más jóvenes.



Este ¿qué está buscando?



Eso es, ¡concéntrate!



¡Esa es la bebida isotónica que queremos, coge una para mí! Hemos perdido muchos minerales por el camino. Ja, ja, ja.



Como relaciones públicas no tiene precio. Ya te pillaremos en la sierra.




Los "selfies" están a la orden del día.



Reanudamos.




Pasamos por este punto.




Sorteamos por la derecha el Palacio del Rey o del Lomo del Grullo (más información).






Otro de los organizadores "pillado" en el pateo (de copiloto).



Mientras unas hablan y otros duermen (ja, ja, ja) cómodamente...



... los demás continúan pateando por las difíciles arenas.




Cada cual intenta pisar por el terreno más duro que va encontrando. Se hace tedioso que los pies se hundan en la arena al caminar. Una experiencia totalmente nueva para nosotros que solemos patear por roca y terreno firme en la sierra.




Empieza la zona de sesteo (más información).



Otra paradita para reponer fuerzas y tomar otra bebida "isotónica". Algunos comen otra vez.




Éste, ¿qué está buscando en el sombrero?... A que se ha escondido un "montaito"...



Me cazaron.



Foto de grupo.



Los peregrinos rezando el Ángelus (más información).




Esta señora se arrancó con un cantecito.



Labores de protección del pinar.



En esta imagen se ve perfectamente la diferencia de un terreno con vegetación y sin ella. De ahí la importancia de salvaguardar nuestros bosques y vegetación.



Como podemos observar el camino es siempre hacia adelante y en línea recta. Imposible perderse.



Una miradita atrás.



Y otra hacia delante.




Llegamos al famoso Puente del Ajolí (más información). Estamos a las puertas de la aldea del Rocío. Parada, cerveza o refresco y montaito, ¡otra vez! Me parece que no hemos venido a patear...




Paso obligado para 62 hermandades rocieras en su peregrinación.



En el suelo del puente de madera hay placas con todas las hermandades que la cruzan.




La tradición marca un baile por sevillanas como demostración de la alegría por estar la ermita ya muy cerca. Estos dos siguen la tradición al baile y los que los rodean al cante y toque de palmas por sevillanas.



Que nadie se enfade pero "dime qué culito tienes y te diré quién eres". Ja, ja, ja. ¿A que no esperábais esta foto?. Este es el momento de invitar a todo el grupo a hacer comentarios de este blog o de los momentos vividos (hay un lugar para ello más abajo). Si alguien se siente molesto por alguna foto o comentario aquí expuesto lo rectificaremos lo antes posible (de esto último que se abstengan los organizadores del evento porque no vamos a rectificar nada en lo que a ellos concierne, y si lo hiciéramos, sería a peor. Ja, ja, ja).



La hermandad expectante del "autobautizo" de este hermano en las aguas del Ajolí. Ja, ja, ja.



Otra foto de grupo en el puente. Un poco triste ha salido.



Ahora, ésta es la buena, y más divertida que la anterior.




La tradición también marca rezar una salve en este lugar, como agradecimiento de haber culminado el camino. Y eso hacen en este momento.





Un último esfuerzo y ya llegamos a la aldea.



´

Ahí tenemos la aldea.





En la puerta de la ermita.





Rocío.



Dentro de la ermita con el Santero de la Virgen del Rocío.




Ofrenda floral de la hermandad.





Charco de la Boca, junto a la ermita.



Ermita del Rocío, con el charco de la Boca a nuestra espalda.



Dentro de la Capilla Votiva.




La Capilla Votiva.





Aquí vamos a comer, y a beber, ¡por fin!. Los organizadores nos han llevado por el camino secos y "esmayaos". Ya no venimos más... si lo organizan ellos, claro está. Ja, ja, ja.



Con esta imagen terminamos la ruta. ¡Canallas, mirad cómo mira el chiquillo la comida! Ja, ja, ja. A ver si la próxima es por la montaña...