domingo, 4 de diciembre de 2022

25ª Ruta_2: Llanos del Campo-Castillo Aznalmara-Nacimiento Hondón-Llanos del Campo.



CARACTERÍSTICAS DEL PATEO
Fecha de la ruta Noviembre-2022.
Distancia 14 kms.
Tiempo empleado 6,50 h. (con paradas y fotos).
Trazado Circular.
Comienzo Ctra. Benamahoma-Grazalema (A. R. Llanos del Campo).
Final Lugar de origen.
Dificultad Media (Sendero no señalizado).
Recomendación Llevar agua.
Ruta en wikiloc Descargar


Pincha en las imágenes para verlas más grandes

Creía que había cambiado la hora en la cámara, pero parece ser que no. Las horas reflejadas en las fotos realmente son una menos.
Antes de empezar pregunté: larga o corta. "Fuera disho corta". Ja, ja, ja.
Empezamos en el área recreativa Llanos del Campo. La última vez que hice esta ruta fue hace 9 años. La hice con mi hijo y con un amigo, aunque con una pequeña variante. Aquí pongo el enlace a la misma, donde queda mejor explicada, aunque en ese tiempo no usaba gps (ver ruta). Al igual que entonces, no hemos visitado el nacimiento del Hondón, que en principio estaba previsto (aunque no tenía agua reconocemos que nos vamos haciendo mayores, ja, ja, ja). No nos vamos a explayar en las explicaciones de la ruta en esta entrada.
Nos dirigimos al Mirador del Berral desde el área recreativa.



Después de cruzar todo el Llano del Berral pasamos esta cancelilla.



Ahí vemos ya el Castillo Aznalmara desde el mirador, más conocido por el Castillo de Tavizna.



Primera panorámica.



Rama caída en abrevadero.



Nos vamos acercando al Castillo y siempre en bajada.



Por el detalle de la mano derecha, para mí que está cantando con sentimiento, ja, ja, ja. Bonita vista del Castillo y de la Silla.



Otra panorámica pero desde más cerquita.



Llevamos un rato andando y nos encontramos esto. ¿Cómo es posible? El bar más cercano está a tomar por c*** de aquí. Estamos seguros de que nos vamos a extinguir, pero por la propia estupidez del ser humano.



Vamos tomando fotos conforme nos acercamos a nuestro objetivo.




El sendero cada vez está más cerrado por falta de paso de gente, claro está.






En la fuente de la Máquina.



En el río Tavizna.




También está la cosa difícil por aquí.



Hasta para los más chiquitillos, ja, ja, ja.



Cuando está a nivel de un río lo demás es para arriba siempre, cuando te separas.



Ea, otra trampita, ja, ja, ja. Con las botas llenas de barro, anda que no resbala la escalerita, ja, ja, ja.



Nos ha costado un poco encontrar el sendero bueno después de tantos años pero ahí vamos y para arriba.



Poca lluvia, para lo que solía, y el barro se pega en las botas haciendo que nos pesen más de la cuenta. Además los pies se nos pegan al suelo haciendo que el camino sea un poco más tedioso.



Mi compi saliendo de la oscuridad.



Vista a la izquierda con el paso que llevamos.



Y vista a la derecha.



Pasamos por estas viviendas.



Y seguimos subiendo.



¿No querías castillito? Pues venga para arriba.



Los últimos metros no son broma.



Mientras espero observo estas nubes en la Silla.



Y tú querías venir de noche con los caballos para sorprender al rey moro, ja, ja, ja. ¡Venga para arriba!




En la puerta del Castillo.



Bonita vista del Torreón a nuestra espalda ante la Torre del Homenaje.



En la misma puerta de lo que queda de la Torre.



Dentro de la Torre.



Vista desde la Puerta al patio del castillo. Lo del fondo sería para vigilar (no tenemos ni idea)



Aljibe.



No hemos encontrado los cuartos de baños, ja, ja, ja, pero desde donde nos encontramos vemos ese cerrado de vacas y lo que tenemos que subir cuando lleguemos a él ya que tenemos que pasar por ahí.



Vista hacia el patio del Castillo desde el lado contrario a la Torre del Homenaje. Anda que es fea.




Nos vamos y echamos la última mirada atrás. El Alto del Puntal a la derecha.



Ahí va el tío.



Vista del Puerto del Boyar a nuestra izquierda antes de enfrentar la siguiente subida.




El Castillo a nuestras espaldas, mientras subimos.




 En el final de la cuesta.



Cruzando el llano del cerro.




Ya tenemos Benaocaz, bueno un cachito, y el Caíllo a nuestra vista.



Pasamos por estos puestos de caza en la bajada del cerro.




Ya en la pista que nos llevará a cruzar el arroyo Garganta pasando antes por el Pajaruco. Por esta pista, a la derecha, nos sale el camino que va al nacimiento del Hondón, al cual tampoco vamos esta vez pero que lo indicamos por si alguien quiere visitarlo. Vemos el Salto del Cabrero.



El Castillo a nuestra vista nuevamente.



A pocos metros de esta cancela-somier homologada tenemos el paso del Garganta.



Lo estoy diciendo...




Esta última pendiente nos está costando un poco. Nos vamos haciendo mayores, que no viejos, ja, ja, ja.





Poco antes de este monumento-recuerdo a Pedro, el panadero de Benamahoma, y cruzando el arroyo Ahijadero, tomamos mi hijo, su amigo y yo el desvío que nos lleva al perezoso pero por otro lado hace muchos años. Hay que ver la otra entrada en este blog que indiqué al principio.




Lo adornamos un poco mejor. D.E.P.



Magnífico banco en la ruta.




¡Ea, ya se ha enamorado el abrazaárboles!



Perezoso del Alacrán. Éste es el perezoso del que hablaba antes. Ahora sin agua y hay quien dice que no hay cambio climático. Las piedras que se ven son de la peña tirarlas al agua, cuando hay.



Seguimos el sendero admirando los quejigos y encinas que nos vamos encontrando.




A pocos metros del Nacimiento del Berral.



Pasado el Nacimiento del Berral, y a 5 minutos de los Llanos del Campo, con esta vaquitas damos por terminada esta ruta.